.

Únete al mailing list de nuestro blog!

Somos más de 5 mil seguidores de todas partes del mundo y cada dia la familia crece más!

Sigue las nuevas publicaciones por Correo Electronico.

.

.

viernes, 29 de diciembre de 2017

Borges



Cuando el escritor peruano Mario Vargas Llosa recibió el premio Nobel de literatura para el año 2010, en su discurso de aceptación no pudo evitar recordar  a Borges.  El escritor argentino Jorge Luis Borges nunca obtuvo este premio. Algo que hoy parece insólito e increíble. Algunos especulan que esta penosa falla por parte de la institución escandinava se debió a consideraciones políticas. En una oportunidad, el maestro aceptó un reconocimiento de una universidad chilena y por razones de protocolo  el dictador del país para entonces, Augusto Pinochet, hizo acto de presencia durante la ceremonia. Eso, por supuesto, se malinterpretó   y  fomentó la matriz de opinión de que Borges mantenía una posición favorable hacia las dictaduras militares de derecha. Se declaró en varias oportunidades como simpatizante del anarquismo individualista de Spencer.  Y  se opuso abiertamente al peronismo y a todo sistema totalitario. Sin embargo, siempre admitió su ignorancia  en materia política y se alejó de ella.  Otros, como el escritor Ricardo Piglia,  argumentan que los suecos no le dieron el Nobel a Borges porque él nunca escribió una novela. Es cierto, Borges nunca escribió una novela. Escribió ensayos, cuentos y poesía. Dio conferencias y entrevistas  deslumbrantes. Pero novelas, jamás escribió.  Sostenía que la literatura es un arte que encuentra su mayor intensidad en la brevedad.  Las obras largas aburren y divagan demasiado, concebía. 

Jorge Luis Borges (1899-1986) nació en Buenos Aires, Argentina. Creció bilingüe. Y desde muy temprana edad, fue un ávido lector. Cuando tenía quince años su familia se trasladó a Ginebra donde cursó el bachillerato. Luego, en 1919 llega a España y se vinculó al movimiento literario conocido como el ultraísmo. En 1921, al poco tiempo de  retornar a Buenos Aires escribió su primer  libro,  uno de  poemas, “Fervor de Buenos Aires” donde expresó el impacto que tuvo la ciudad en él. Uno vez en Argentina, colabora en diferentes revistas de la época, tradujo del inglés a varios autores, entre ellos a Whitman, Kafka, Woolf y Faulkner. También   trabajó como bibliotecario mientras siguió  escribiendo, hasta eventualmente alcázar la fama internacional. En los últimos años de su vida, perdió la vista. Sin embargo, la ceguera no le impidió seguir produciendo gracias a la ayuda de terceros.

Borges es maestro de maestros. Guía de escritores. Lector consumado. Gran critico cultural.  Un autor central del siglo XX. Y sus libros  son catalogados  unánimemente  como clásicos indiscutibles. En un periodo cuando el continente estaba dominado por escritores enfrascados en el naturalismo, el criollismo y el provincialismo, adictos a un lenguaje barroco,    Borges creó literatura universal del más alto nivel en un estilo excelentísimo.

Frente a los textos de Borges, uno se llena de asombro y  extrañeza. Su escritura despierta desconfianza e incredulidad. Uno duda si lo que está leyendo es una invención o no.  En sus escritos aparecen de modo recurrente determinados temas. El tiempo, el infinito, la paradoja, el tigre, el laberinto, los espejos. Su obra nos invita a la idea de que no hay nada más fantástico que la propia realidad. Mezclaba lo verdadero con lo falso, lo ordinario con lo irreal, lo verosímil con lo increíble.

Mis libros favoritos de Borges son Ficciones, el Aleph y El libro de arenas.  Recomendaría estos libros para  los principiantes en su lectura. El maestro goza del prejuicio de ser un escritor para expertos y eruditos, pero yo no lo creo así. Borges es un placer para todos. Es misteriosamente  fascinante y profundamente  inspirador.

Gustavo Godoy



Artículo publicado en  El diario El Tiempo ( Valera, Venezuela) y en varios medios alternativos en diferentes países del mundo el Viernes 29 de Diciembre 2017 en la Columna Entre libros y montañas

ver blog: www.entrelibrosymontanas.blogspot.com


viernes, 22 de diciembre de 2017

Julio Cortázar






La obra de Julio Cortázar se destaca por poseer un marcado elemento lúdico. Sin lugar a dudas, era un autor amante de la travesura literaria. Además, tenía la gran capacidad de descubrir lo fantástico en medio lo cotidiano. Y este atributo mágico y paradójico que él podía ver en la realidad lo plasmaba en el papel con su particular lenguaje poético. Escribía como jugando, como coqueteando con guiños y sonrisas. Para nada convencional, para nada solemne. Innovador. Original. Maestro del cuento. A veces surrealista. Siempre fluido y despreocupado. Quien lo  lee queda con la grata sensación de que para él la escritura era pura diversión. En fin, era un escritor excepcional.

Cortázar nació en Bruselas en 1914, el día que el káiser y sus tropas invadieron Bélgica. Su padre trabajaba allá para entonces, desempeñaba cierta función relacionada con la diplomacia. Luego, a los 4 años la familia regresó a su país de origen, Argentina. Julio, allí,creció y estudió. Eventualmente, obtuvo un profesorado en letras. Y durante 5 años fue maestro rural y profesor de literatura. En 1951, se trasladó a Paris donde vivió el resto de su vida. Murió en 1984.

La imagen que comúnmente se tiene de Cortázar es la de un  hombre muy alto, con barba, anteojos y cabello negro mediamente largo. Casi siempre con chaqueta y aire relajado. Fumando un cigarrillo, tal vez. Su rostro nunca llego a revelar su verdadera edad. Era mucho mayor de lo que aparentaba. Y cuando hablaba, al igual que Alejo Carpentier,  pronunciaba la erre a la francesa. Ese acento no lo adquirió en Francia. Hablo así desde que comenzó a hablar.

Era un sujeto muy interesante. Le encantaba la música, en especial el jazz. Tocaba la trompeta y tenía una enorme colección de discos. Era aficionado a los viajes, a la fotografía, al boxeo,  a los museos,  a la naturaleza, a pasear sin rumbo fijo  y a  los eventos  extraordinarios. Era dueño de una furgoneta llamada "Fafner “, una gata de nombre " Franela" y  una casa de campo en Saigón.

Se destacó como traductor por muchos años. Tradujo  toda la obra de Edgar Allan Poe,  del inglés. Pero también tradujo a  otros. En la UNESCO, trabajó por mucho tiempo como traductor.

Sentía una gran admiración por Jorge Luis Borges. Borges publicó su primer cuento cuando éste dirigía   la revista Los Anales de Buenos Aires. Junto a García Márquez, Carlos Fuentes y Vargas Llosa fue uno de los protagonistas del boom de la literatura latinoamericana de los años 60. Mi predilecto, por cierto. También fue activista de izquierdas. Luego, de su viaje a la India, desarrolló un profundo interés por la lucha política. Apoyó la revolución cubana y a Salvador Allende en Chile. Pero sobre todo, se sumó a la causa de  los Sandinistas en Nicaragua.




¿Quién fue Julio Cortázar? No lo sé exactamente. Como él decía, toda biografía es una colección de meras conjeturas. Pero su obra esta ahí. Julio está en Bestiario, en Un tal Lucas, en Libro de Manuel, en Los Reyes, en Historias de cronopios y famas, en Rayuela. El escritor está en sus libros.

¡Julio Cortázar!  Para mi, eterno compañero y amigo. Se te quiere, cronopio.



Gustavo Godoy

Artículo publicado en  El diario El Tiempo ( Valera, Venezuela) y en varios medios alternativos en diferentes países del mundo el Viernes 22 de Diciembre 2017 en la Columna Entre libros y montañas



ver blog: www.entrelibrosymontanas.blogspot.com





miércoles, 20 de diciembre de 2017

El bitcoin y las criptomonedas





Imaginemos por un momento que un grupo de amigos decide jugar al poker una noche cualquier en la casa de alguno de ellos.  Sin embargo, luego de una breve conversación deciden no apostar con dinero sino divertirse usando simplemente  unas fichas de plástico. Las fichas como tal carecen de valor monetario pero ellos  han elegido jugar pretendiendo que sí. Ahora supongamos que son 4 los involucrados y reparten 10 fichas para cada uno, contando con 40 fichas en total. Las 40 fichas yacen en la mesa a la vista de todos y acuerdan jamás aumentar o disminuir  el número de fichas existentes arbitrariamente.  En la medida que avanza la noche, con cada partida, las fichas cambian de dueño y la cantidad que posee cada uno varía,  dependiendo de la suerte de cada jugador. Por ejemplo, el jugador #1 podría poseer 20 unidades, el #2, 5, el #3, 14, y el #4, 1.  Según esta escena hipotética aquí planteada, se podría establecer que, esta “nueva moneda”, funcionando como medio de valor e intercambio, debe legitimidad al reconocimiento que goza entre la comunidad de involucrados. De modo similar, el dinero que se utiliza en el juego de “Monopolio”  funciona para los jugadores mientras juegan. Es decir, funciona porque todos han acordado que funcione. Es un sistema que se basa en la confianza y el compromiso de los participantes. 

 Ahora bien, volviendo al ejemplo del juego de poker. Pretendamos que un jugador se queda sin fichas pero quiere seguir jugando. Él podría comprar unas cuantas fichas a otro jugador. Incluso, podría cómpralas con moneda tradicional.  Entonces ahora, la ficha tiene un valor de intercambio con  otras monedas.  También podría  llegar  una persona que desea sumarse al juego como el jugador # 5 y necesita de fichas para participar.  La comunidad que reconoce esta “nueva moneda” que aquí llamamos “fichas” se haría más grande y con toda probabilidad el valor de las “fichas” con respecto a las monedas tradicionales se elevaría. 

Las criptomonedas

Una criptomoneda es  como nuestra “ficha”   pero es un objeto digital. Existe virtualmente y  no en una mesa física, como ocurre en nuestro juego de poker imaginario, sino que existe gracias  a un código abierto  de computadora o un protocolo llamado blockchain. Este protocolo blockchain, al igual que nuestra mesa de poker, permite que todos los participantes de modo descentralizado sean testigos directos del historial y la ubicación de cada uno de las unidades en circulación.  

Una criptomoneda se diferencia de una moneda tradicional como el dólar o el euro en dos aspectos fundamentales. Por un lado, una criptomoneda no es administrada por un emisor gubernamental o centralizado. La administración es ejercida por los mismos usuarios,  descentralizadamente. Por otro lado, el  número total de monedas en circulación  es limitado porque el sistema  restringe  la emisión de nuevas monedas, diferenciándose que los bancos centrales de cada país que tiene la potestad de imprimir ilimitadamente nuevo dinero si así lo deciden. 

Bitcoin

El bitcoin es la criptomoneda más popular y más antigua. También existen  otras como litecoin, ethereum, ripple, dogecoin.  Todos estas criptomonedas se sostienen con la tecnología blockchain antes mencionada. Todos difieren en valor de intercambio y en cuanto al  número de participantes. 

El wallet

Acceder a una criptomoneda es tan sencillo como abrir una cuenta de correo electrónica. Y  realizar transacciones es tan fácil como enviar un correo. Un wallet o cartera es una aplicación que se puede instalar en un teléfono celular inteligente o  en un computador.  Las restricciones son casi inexistentes y los costos son muy bajos ya que estas monedas están  sumamente desreguladas. La banca tradicional exige una serie de recaudos y formalismos que se desconocen en el mundo de las criptomonedas. Lo mismo ocurre con los costos. Eso hace las criptomonedas extremadamente democráticas y libres. 

El futuro

  Es probablemente que con el tiempo los gobiernos quieran  regular e involucrase en estas tecnologías. En mi opinión, esto tendría un efecto negativo. Seguramente, se verían tentados a manipular  y a  entorpecer el sistema, valiéndose de justificaciones trasnochadas. Esto haría estos avanzas menos confiables. Y perderíamos  muchas de sus actuales ventajas. 

       Con toda seguridad, el público en general y el sector empresarial  con el pasar del tiempo conocerán  más de este  tema y muchos comercios comenzaran a aceptar estas monedas como medios comerciales legítimos. Eso incrementará el valor de cada moneda debido a la alta demanda. La tendencia actual es a la alza con agresividad. Y se espera que continua así por un tiempo.

Advertencia

La seguridad: Es importante señalar que como toda plataforma virtual el tema de la cyberseguridad debe considerarse. Los hackers son una amenaza real.  Los criptomonedas serán victimas de estos malhechores, si no se tomas las previsiones necesarias. 

Una posible burbuja financiera: En la actualidad, existe un creciente interés por estas monedas en especial por bitcoin.  Cuando bitcoin comenzó 2009 el precio por unidad  estaba en tan solo unos cuantos céntimos de dólar.  8 años después el precio ha llegado a superar los 20 mil dólares.  Muchos se emocionan con este impresionante historial pero hay que ser cauteloso porque algunos, sobre todo los más conservadores,  temen que esta drástica subida podría significa una terrible bajada en el futuro próximo.  Otros son más optimistas. Se habla que el precio del bitcoin para finales de este próximo año (2018) se podría ubicar cerca de los 40 mil dólares y en un futuro relativamente lejano en el millón de dólares por bitcoin. Lo cierto es que el bitcoin y las otras criptomonedas aún están en su etapa experimental. Existe un riesgo y por el momento presentan una alta volatilidad. Como inversión, no es un asunto a tomar a la ligera. 

Palabras finales

Estamos viviendo momentos sumamente emocionantes. Las aplicaciones de la tecnología blockchain y los criptomonedas son muy amplias. De hecho, tiene el potencial de  cambiar nuestras vidas en muchos aspectos. Liberarán las finanzas del mismo modo que el internet liberó la información. Vendrán grandes oportunidades pero seguramente gran desafíos también. Preparémonos. 


Gustavo Godoy,  Escritor y entusiasta del bitcoin y la tecnología blockchain.




Articulo especial escrito bajo encargo. 20 de diciembre 2017