GusGo

GusGo

.

.
Sígueme también en las redes sociales:

viernes, 17 de marzo de 2017

Un Trabajo en Proceso




Muchos de nosotros vivimos de distracción en distracción.  Saturamos nuestras agendas con actividades.  Ostentamos nuestro  supuesto éxito con el objetivo de  convencer a los demás de algo que en muchos casos no nos convence mucho  a nosotros mismos. Corremos sin parar  para no pensar. Siempre le hacemos el juego a la negación pero en el fondo reconocemos que existe una  brecha , a veces pequeña , a veces grande,   entre nuestros anhelos más profundos y la dura realidad. Nos ocupamos  totalmente como un mecanismo de defensa. Sin embargo,  cuando  se apagan las luces  y la gente se va ,a veces ,  no queda otro opción que  ser sinceros con nosotros mismos en nuestra  propia soledad. ¿Soy aquel quien quiero ser ? ¿Es mi vida la vida que verdaderamente quiero tener?


Pocos son los afortunados que se sienten completamente realizados. Por lo general, somos  invadidos por el deseo de algo más. La plenitud total es algo muy raro. La insatisfacción es mucho más común. Nada parece estar completo. Siempre hay un pero. A veces sabemos lo que queremos pero eso por el momento parece no ser posible. Tal vez queremos cambiar algo pero sentimos que no podemos. La impotencia de no poder  tener lo que queremos tener a veces resulta demasiado intimidante. Querer un mundo que no es nos puede llevar a un mar de frustraciones. Creemos no tener las fuerzas suficientes para resistir la tormenta. Entonces,  preferimos renunciar a los grandes anhelos. Preferimos  reprimir nuestros deseos escondiendonos detrás de las distracciones y construyendo una zona de comodidad.


Es difícil abandonar el lugar fijo para caminar a cielo abierto. La rutina no es una compañera fácil de dejar. Es la  costumbre y los prejuicios  una prisión  invisible tan  fuerte como el miedo. El hábito de hacer lo  mismo todo el tiempo es  el  principal culpable de nuestro letargo, ese territorio seguro pero tan espantoso como el infierno de Dante. Nos empeñamos obstinadamente a que  las cosas solo deben  que ser de una forma. Entonces, encontramos defectos hasta en el paraíso. Creamos problemas imaginarios debido a  nuestros obtusos esquemas mentales.  Y realmente no arriesgamos lo suficiente. Nos cerramos a la posibilidad de que nuestra vida sea otra. Evadimos el amor, los sueños y lo nuevo para escondernos en ese mundo predecible que hemos construido para  justificar nuestras inseguridades.


Existen momentos en la vida cuando debemos saltar al abismo sin muchas consideraciones. Ya se verá si nuestras alas han madurado o no. Estar vivo implica exponerse al peligro de veces en cuando. A veces hay que simplemente decir que  sí y no mirar para atrás. Adiós al pasado! Adiós a los viejos rencores y a los eternos temores!   Adiós a la tiranía de lo  conocido!  Dar el paso hacia adelante  y aventurarse  a territorios inexplorados. Ahí está el crecimiento personal. Ahí está ese ideal aun no encontrado.


Con frecuencia, me pregunto si realmente soy feliz con la vida que escogí. Y siempre mi  honesta respuesta  ha sido la misma: Si , no y tal vez. En algunos aspectos sí, en otros no, en otros no se. En cada momento feliz siempre hay una tristeza , en  cada tristeza hay una esperanza, y en cada esperanza hay  una duda.  Mi vida tiene muchas satisfacciones pero también muchas desilusiones. Errores muchos, aciertos algunos.  Supongo que cada quien a su manera está ocupándose poco a poco en  buscar su felicidad. Nadie dijo que sería fácil. Pero se debe seguir insistiendo y nunca rendirse.  En el fondo, seguramente todos somos un trabajo en proceso.



Gustavo Godoy



Artículo publicado en  El diario El Tiempo ( Valera, Venezuela) y en varios medios alternativos en diferentes países del mundo el viernes  17 de Marzo 2017 en la Columna Entre libros y montañas



ver blog: www.entrelibrosymontanas.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada