.

Únete al mailing list de nuestro blog!

Somos más de 5 mil seguidores de todas partes del mundo y cada dia la familia crece más!

Sigue las nuevas publicaciones por Correo Electronico.

.

.

viernes, 21 de octubre de 2016

La nueva Rusia



  Ana Karerina es probablemente  la mujer más bella de la literatura universal. Es una mujer que nos deslumbra a todos  por su belleza, inteligencia y vitalidad. Es apasionada, culta, elegante,  y, en extremo, encantadora. Hermosa.   Este fascinante  personaje fue creación del ruso León Tolstoi.  El escritor  público su famosa novela “ Ana Karerina “ en la década de los 70s  del siglo XIX.  Es una novela sobre el matrimonio, la fidelidad y la búsqueda de la felicidad. Ambientada en Rusia zarina de casi dos siglos atrás, relata de manera alterna y contrastante dos historias que a veces se entrecruzan. Uno es la historia de Ana, su infeliz matrimonio  con Karerin, un ilustre miembro de la alta sociedad de San Petersburgo,  su eventual separación de él, y su  escape con el joven conde Wronsky. La otra historia es la relación de  Levin y Kitty. Esta es una relación basada en la sinceridad, la ternura y la compresión que se desarrolla de manera feliz y plena en la Rusia rural.  Tolstoi, al igual que en su otra novela “Guerra y Paz”,  explora brillantemente en esta obra el constante conflicto entre dos Rusias, una Rusia que busca su identidad  mirando  hacia occidente y otra que  se encierra en sí misma.

A partir de 1223, Genghis Kan ataca a los rusos.  Al poco tiempo, esta región se convierte en parte del Imperio mogol de la Horda de Oro por muchos años. No fue hasta 1472 que Ivan III libero a los rusos del dominio mogol.   Luego, en 1689, Pedro el Grande llego al poder. Rusia vivió por siglos aletargada en la Edad Media.  Hasta entonces no había pasado por el derecho romano, el Renacimiento, y la Reforma: Lo único que había vivido era el despotismo mogol. Al zar Pedro I le obsesiono la idea de ponerle fin a ese distanciamiento con  Europa. La modernización de Rusia fue llevada a cabo con el peso del autoritarismo.  Las reformas de Pedro el Grande fueron impuestas a la fuerza. El uso de la barba, las vestimentas tradicionales y muchas de las costumbres ancestrales se prohibieron para imitar a los europeos de la época.  Rusia levanto una nueva capital imperial a las orillas del Báltico: San Petersburgo. El pasado era lo propio ruso, el futuro era lo europeo. 

Tras de la muerte de Pedro el Grande, los zares en términos generales siguieron impulsando una actitud pro occidente. Sin embargo, esto eventualmente cambio. La  I Guerra Mundial creo las condicionas ideales  para que se instalara el partido comunista en el poder.  El hombre clave: Vladimir Ilich Ulianov. Este se hacía llamar Lenin.  Sus teorías aportaron  al marxismo clásico nuevos dimensiones ,y le permitieron los bolcheviques  contar con una plataforma ideológica y un programa. Con la revolución de Octubre, comenzó  la Unión Soviética. Su fundador: Lenin. Lenin, Stalin y sus sucesores implementaron reformas a la fuerza. El partido comunista se consolido mediante el terror, organizado y dirigido de forma dictatorial, de arriba abajo.

El fin de la II Guerra Mundial significo el fin del dominio de Europa. El mundo se divido entre las dos nuevas potencias, Los  Estados Unidos y La Unión Soviética. Esta época marcado por  fuertes tensiones se conoció como la guerra fría. Luego, con la caída del muro de Berlín y los eventos relacionados a esto, la Unión Soviética se desintegro debido a una fuerte crisis interna y presiones externas.   Para los rusos,  la etapa post soviética ha sido  sumamente traumática. La dura transición y la nostalgia de las glorias pasadas han tenido un efecto muy desmoralizante para gran parte de la población. No ha sido fácil.


La tradición autoritaria y la voluntad del pueblo ruso por mantener su carácter diferencial con occidente son componentes característicos de este gigantesco país.  Rusia seguirá siendo un actor en la política mundial, tomado un rol activo en diferentes conflictos. A veces para bien, a veces para mal.   Líderes autocráticos se basan en la vieja historia de una conspiración extrajera contra el pueblo como un elemento cohesionador y la población parece necesitar un liderazgo fuerte y autoritario que le aporte seguridad psicológica. Una receta para el desastre.   ¿Sera esta nueva Rusia algo  positivo o negativo para el futuro del planeta?


Gustavo Godoy

@GusGo

Artículo publicado por El diario El Tiempo ( Valera, Venezuela) el viernes  21 de Octubre  2016 en la Columna Entre libros y montañas


Ver blog: www.entrelibrosymontanas.blogspot.com    



No hay comentarios:

Publicar un comentario