GusGo

GusGo

.

.
Sígueme también en las redes sociales:

viernes, 8 de julio de 2016

El lobo estepario





Hay personas que sencillamente no pertenecen a ninguna parte, seres singulares que no encajan, como que si realmente fueran de otro tiempo o de otro planeta. Aunque habitan en los mismos entornos que todos los demás,  perciben todo de manera diferente.  Mientras la mayoría hace lo que todos hacen y piensan lo que todos piensan, ellos viven  por convicción más que por aprobación. Viven en su alma y buscan su propia estrella.  Cultivan un mundo interior propio que a la final los separa del resto y los desarraiga. Tal vez en apariencia  parecen seres normales pero, en la realidad,  tienen sus propios puntos de vista, ven otros detalles, sienten otras emociones y siguen otros objetivos.   Recorren otros caminos, caminos solitarios alejados  del tumulto  y de lo corriente. Son auténticos.




En 1927, el escritor alemán Hermann Hesse público su novela “El lobo estepario”.  En ella, nos relata la historia de Harry Haller, un hombre roto por dentro, perdido en una sociedad que le es ajena. Harry es el prototípico intelectual  solitario aislado en su estudio, independiente y  nocturno. Es un hombre de apariencia común pero internamente se siente profundamente desconectado del mundo que lo rodea. Los  pensamientos suicidas lo atormentan, una y otra vez. Es un huraño melancólico, excéntrico y enigmático, sensible y lleno de espiritualidad. Posee una vida interior sumamente agitada y compleja que cultiva leyendo poesía y tratados filosóficos.


La obra es un profundo ensayo psicológico y filosófico que explora temas muy ricos. Después de leer esta novela, uno ya no  es  el mismo. Uno se transforma. El autor  desafía nuestros paradigmas sobre la vida, el ser y la realidad. Hay dos eventos claves  en la trama: el encuentro con  Armanda, una prostituta, y la entrada al “Teatro Mágico”, después de tomar un alucinógeno. Harry aprende a tomarse con humor la existencia y que el psique humano se compone, no de  una ni  de dos partes sino de infinitas  dimensiones. El individuo es multidimensional y  el mundo visto exclusivamente según la razón es una gran  limitante. Esta es una obra que reta al lector a  ver la realidad y a si mismo con otros ojos. Es un libro “Solo para locos”, “No para cualquiera”, “La entrada cuesta perder la razón”.
 

El lobo estepario se ha convertido el símbolo de los maginados y alternativos. Harry Haller  es el héroe  moderno hastiado del insoportable orden social burgués. Es  un profeta de los sentimientos contra el sistema. La obra fue un libro de culto durante la década de los 60s entre los rebeldes e inadaptados.  El mismo Hesse siguió fielmente este modelo de exiliado que busca en sí mismo la solución a sus propios problemas. Eventualmente, se retiró a una villa rural en Suiza para seguir escribiendo solitariamente, practicando religiones orientales.


El lobo es un animal esencialmente gregario. Vive dentro de un grupo donde debe seguir  reglas y   jerarquías. Sin embargo, también ocurre que existen algunos que escogen apartase de la mamada y enfrontar los hechos elementales de la vida en la soledad, solos en la estepa. En la soledad, todo parece más difícil pero al mismo tiempo todo es más significativo, más intenso.


El  sentido de la vida es imposible de encontrar en una sociedad hecha de prejuicios,  convencionalismos y  superficialidad. Lo esencial se describe en nosotros mismos, en nuestra alma. En palabras de Hermann Hesse, “Quien no encaja en este mundo, está más cerca de conocerse a sí mismo”
  
 
Gustavo Godoy
Artículo publicado por El diario El Tiempo ( Valera, Venezuela) el viernes  8 de Julio 2016 en la Columna Entre libros y montañas


Ver blog: www.entrelibrosymontanas.blogspot.com
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada